segunda-feira, janeiro 28, 2013

el libre mercado

«Lo más parecido a una democracia perfecta es el libre mercado»:
—¿Qué hay de la igualdad social sin Estado?

—El principal error de la sociedad es asumir que el interés de los Gobiernos es el mismo que el de la población y que fomentan la igualdad social. Eso es falso: cuanto más poder acumula un Gobierno, más fácilmente puede conspirar contra la gente que lo eligió. De hecho, es curioso como, al menos en EE.UU., los barrios de las clases más bajas tienen escuelas con tan malos resultados académicos cuando es el Estado el que presta estos servicios. Sin embargo, productos baratos producidos por el sector privado como la comida o la ropa no se diferencian en calidad tanto con bienes que las clases más altas pueden consumir. Otro punto que refuta que el Estado busque la igualdad social es que precisamente el Estado es el que mantiene leyes de inmigración que hacen que personas con pocos recursos no puedan entrar, por ejemplo, a EE.UU. y se queden en sus países de origen. Es decir, para que haya un Estado de Bienestar que fomente la igualdad dentro de un país, este Estado debe construir fronteras que potencian la desigualdad en todo el mundo. Sin esta estructura, todos tendríamos absoluta movilidad y la desigualdad sería menor.

Sem comentários:

Enviar um comentário